¿Dónde entra la perspectiva de género en la mediación familiar?

  • 0

¿Dónde entra la perspectiva de género en la mediación familiar?

Category : Anuncios , Blog

equidad-de-generoLa perspectiva de género se ha ido introduciendo en multitud de aspectos de la vida social, económica y cultural como una forma de análisis de dichas esferas para entender las relaciones de poder imperantes. De esta forma, se han ido obteniendo estudios, primero, y prácticas, después más equitativas para comprender la realidad de nuestra sociedad.

Políticas de género aplicadas al desarrollo de los recursos humanos, de las políticas sociales, de las realidades económicas, etc. son el resultado de la aplicación de esta perspectiva que, aunque muy poco a poco, van dando como resultado una forma más igualitaria de hacer las cosas.

Sin embargo, en el ámbito de la mediación familiar esta perspectiva de análisis y de práctica casi no se ha aplicado y son escasísimas las referencias sobre el tema. Algo realmente contradictorio si tenemos en cuenta que la mediación se dedica a solucionar conflictos en el seno de las familias, una de las instituciones donde la desigualdad de género es aún una gran realidad.
Sin tener en cuenta los roles tradicionales de mujeres y hombres dentro del ámbito familiar, el vacío para comprender los conflictos que se producen en él es muy grande. Baste como ejemplo la custodia de hijos e hijas que tradicionalmente —y jurídicamente también— se ha sustentado en estos roles y estereotipos de género y que, por tanto, ha sido fuente de multitud de conflictos que han sido abordados por la mediación familiar.
El reparto de la riqueza, las condiciones económicas y laborales de padres y madres, los malos tratos, y un sinfín de cuestiones más tienen, en múltiples ocasiones, su origen en estos roles tradicionales que han marcado las desigualdades en el seno de las familias.
Es por ello que abordar los conflictos en el ámbito familiar, introduciendo la perspectiva de género se hace vital para ofrecer soluciones que tengan en cuenta las realidades de unos y otras y, por ello, sean más justas y equitativas para las partes.
Además, los modelos familiares han ido evolucionando junto al nuevo papel de las mujeres en la sociedad. La incorporación femenina al mercado de trabajo, por ejemplo, ha traído importantes transformaciones en todos los niveles e instituciones de la sociedad, incluidas las familias por lo que, esta nueva perspectiva debe ser también considerada en la resolución de conflictos familiares.
Hacerlo supondrá un tremendo avance tanto de la teoría como de la práctica de la mediación, ya que permitiría reconstruir la historia familiar y abordar el conflicto desde los roles asignados a cada miembro de la familia y a sus realidades, lo que, en consecuencia haría que las soluciones aportadas fueran no sólo más justas, sino también más acordes a la nueva sociedad.


Leave a Reply